Imprimir

TDT (Televisión Digital Terrestre)

TDT (Televisión Digital Terrestre)

TDT (Televisión Digital Terrestre)

 

Desde el inicio de las emisiones de televisión se han empleado señales analógicas, a través del aire, para la transmisión de los programas. No obstante, el aire no siempre es un medio óptimo, puesto que es fácil que surjan interferencias entre repetidores cercanos. Además, si nos situamos lejos de un repetidor de televisión, las señales, al llegarnos seriamente atenuadas, mostrarán una pobre calidad de imagen, con efecto "nieve" o molestas rayas.
No sólo en regiones aisladas hay problemas de recepción, también en grandes ciudades puede haber dificultades si tenemos cerca edificios altos que nos afectan a la "visibilidad" de la señal. Esto puede producir efectos como la doble imagen o que haya canales que no veamos en condiciones mínimas de calidad.
Todas las situaciones expuestas hacen que la señal que nos llega hasta nuestro televisor sea diferente de la que en un primer momento emitió el centro emisor. Estas modificaciones de la señal siempre tienen un efecto negativo sobre la calidad de imagen y sonido que finalmente recibimos.
Las señales analógicas no cuentan con ningún mecanismo para protegerse de cualquier tipo de fenómeno que pueda modificarlas.
La TDT (Televisión Digital Terrestre).
La TDT (televisión digital terrestre) emplea emisiones digitales para la transmisión de canales de televisión. La principal característica de este sistema es que presenta una mayor inmunidad a interferencias, ofreciendo gran calidad de imagen y de audio incluso en situaciones donde las señales analógicas daban un mal resultado.
Las emisiones digitales sólo emplean dos valores de señal, identificados con unos y ceros. En los gráficos que se presentan a continuación, podemos ver que se emite un "1" cuando la señal permanece por encima de un determinado umbral de señal un pulso de tiempo, y un "0" cuando permanece por debajo de ese umbral.
Una vez que el centro emisor transmite la señal, ésta, igual que las analógicas, puede sufrir variaciones debidas a interferencias, condiciones climatológicas, etc. pero lo importante es que la información que contiene la señal no queda afectada. De esta manera, vemos en el ejemplo que en el receptor se sigue interpretando el mismo código binario de unos y ceros que se emitió, pese a que la señal ha sido degradada. Este código es el que contiene la información necesaria para mostrar la imagen y reproducir el audio en el televisor. Así, la imagen que veremos será exactamente la misma que la que se emitió, consiguiendo una fidelidad total.
Material necesario para recibir la TDT.
La TDT emplea el mismo espectro radioeléctrico que las emisiones tradicionales analógicas. Es decir, no es necesario instalar antenas parabólicas ni contratar servicios por cable: la antena que tienen todos los edificios en la azotea, la que hemos usado hasta ahora para las emisiones convencionales, es suficiente.
No obstante, dentro del mismo espacio radioeléctrico, la TDT emplea frecuencias distintas a las de la televisión analógica para no interferirla, por lo que será necesario, si nuestra instalación es comunitaria, instalar varios módulos amplificadores sobre esas frecuencias en la cabecera de la antena. Esta operación es similar a la adaptación que hubo que realizar cuando comenzaron las emisiones analógicas de Antena3, Telecinco y Canal+ en 1990. Esta labor debe ser realizada por personal cualificado para obtener plenas garantías de que la obra cumple todos los requisitos y que no tengamos problemas posteriormente con la recepción. Es posible que, si la antena pertenece a una sola vivienda, no sea necesario adaptarla.
Una vez que tenemos nuestra instalación preparada, debemos adquirir un televisor digital o un receptor de TDT. La primera opción es muy cara hoy día, puesto que sólo los televisores de las gamas más altas cuentan con sintonizador digital, imprescindible para poder sintonizar las nuevas emisiones.
Por tanto, resulta más asequible la compra de un receptor TDT en tiendas especializadas o grandes almacenes. Éste es similar en apariencia y funcionamiento a los terminales descodificadores usados por operadores de televisión de pago como Digital+ u operadores de cable (ver fotografía).
Una vez que hayamos adquirido el receptor TDT, lo que debemos hacer para instalarlo es conectar directamente el cable de antena al receptor, habiéndolo retirado previamente del televisor.
 
A través de él memorizaremos los canales digitales siguiendo las instrucciones de uso adjuntas en la caja del receptor. Hay que recordar que será necesario conectar el receptor TDT al televisor mediante un cable euroconector. Por tanto, el mando a distancia del televisor perderá completamente el protagonismo a la hora de hacer zapping. Una vez que hemos adaptado la antena comunitaria y tenemos nuestro receptor TDT (o en su defecto, televisor digital), ya estamos en disposición de disfrutar de la nueva televisión, la televisión digital terrestre, con gran calidad de recepción y carácter gratuito.
Motivos para "migrar" a la TDT.
Son varias las ventajas que proporciona la recepción de la TDT frente a las emisiones tradicionales (analógicas).
- Gran calidad de imagen y sonido. 
La televisión digital ofrece, gracias a la norma MPEG2 que utiliza, una calidad de imagen y sonido comparable a la de un DVD. La imagen no presenta distorsiones perceptibles al ojo humano y las rayas, la doble imagen o el efecto "nieve" directamente no existen.
Gracias a la mayor inmunidad a interferencias que presentan las emisiones digitales, jamás nos encontraremos con los defectos de señal que hemos sufrido hasta hoy, bien porque no recibíamos correctamente las emisiones, o bien en momentos puntuales debido a fuertes temporales.
El sonido también gana en calidad. Perderemos el posible ruido de fondo que podemos tener según la calidad de la recepción. Además, la TDT garantiza la posibilidad técnica de emisiones en estéreo y con capacidad multilingüe en todo el país, a diferencia del sistema analógico, que sólo ofrece esas características con algunas televisiones autonómicas o en los centros urbanos de Madrid y Barcelona.
- Mayor cantidad de canales de televisión.
En la actualidad, las emisiones de televisión se producen en la banda UHF del espacio radioeléctrico. Esta banda presenta un total de 49 frecuencias disponibles (que se corresponden con los canales 21 a 69 de UHF, ambos inclusive). Cada señal analógica ocupa un canal de UHF completo y necesita que los canales adyacentes estén vacíos (sin ninguna señal) para que no se produzcan interferencias. El Plan Técnico Nacional se ha encargado de gestionar estas situaciones en todas las regiones del país a lo largo de las últimas décadas.
Se puede ilustrar esta idea mediante un ejemplo. Si recibimos TVE1 por el canal 49 de UHF, será necesario que por los canales 48 y 50 no viaje ninguna señal analógica, porque de lo contrario veríamos esas señales con interferencias mutuas, al estar ubicadas demasiado próximas. Por tanto, podemos determinar que las emisiones analógicas realizan un uso poco eficiente de las frecuencias disponibles.
Por su parte, las emisiones digitales ocupan menos espacio, permitiendo que, en cada canal de UHF viajen entre 4 y 5 canales de televisión. Además, un canal de UHF que contenga emisiones digitales no necesita que los canales adyacentes estén vacíos. Éstos, a su vez, pueden llevar la señal de más cadenas digitales, por lo que el uso del espacio radioeléctrico es mucho más eficiente.
Ilustremos igualmente este caso con un ejemplo. En España están asignados para el uso exclusivo de la TDT los canales 66, 67, 68 y 69 de UHF. Son canales adyacentes unos a otros, y en todos han existido (y existirán en los próximos meses) emisiones simultáneas de señales digitales que en ningún caso han provocado interferencias entre sí. Estas emisiones se produjeron entre 2000 y 2002, cuando operaba la plataforma Quiero TV y se producirán a partir de otoño, cuando se amplíe el número de canales de cobertura nacional
- Valores añadidos (servicios interactivos). 
La TDT trae una novedad, que no se refiere a la calidad o a la cantidad de los canales, sino a la actitud que desarrolla el telespectador frente al televisor. Así, la televisión dejará de ser una "caja tonta" para permitirnos acceder a información meteorológica, bursátil, conocer el estado de los aeropuertos, informarnos sobre loterías o estar al tanto de informaciones de última hora. La participación en concursos o sorteos es otra de las posibilidades que ofrece la TDT. Según el servicio que estemos utilizando, podemos encontrar distintos tipos de canales de retorno, como el telefónico, por ADSL, mediante redes sin hilos (GPRS o UMTS), ...
Todo esto se consigue mediante servicios interactivos programados bajo el estándar MHP, que los propios operadores de televisión desarrollarán para ampliar los servicios que ofrecen mediante la emisión de televisión. Por si fuera poco, los servicios interactivos nos darán acceso a información adicional sobre el programa que estamos viendo, así como de los siguientes, mediante la EPG (guía de programación electrónica). En pocos segundos podremos conocer qué programas se emiten esa noche o cuáles son las películas que se emitirán próximamente.
Acceso a la TDT.
La televisión digital terrestre es la tecnología que sustituirá a la televisión convencional que utilizamos actualmente en el año 2010, y dará cobertura a todo el territorio nacional, gracias al Plan Nacional de Televisión Digital. El acceso a la misma es gratuito. No es necesario contratar ningún servicio con operadores, ni inscribirnos en los registros de ninguna entidad. No hay, en consecuencia, ni cuotas mensuales ni altas de ninguna clase. Adapte su antena si vive en una comunidad de vecinos, compre un sintonizador digital y disfrute de la TDT.
En la oferta de canales de la TDT existen canales muy variados, dirigidos a públicos completamente diferentes. Podemos encontrar canales generalistas y temáticos, de servicio público y entretenimiento, ... No obstante, también pueden ser clasificados según su cobertura:
- Canales de cobertura nacional con posibilidad de desconexión regional: 
Estos canales operan sobre todo el territorio nacional, pero tienen la capacidad técnica de crear desconexiones regionales en momentos puntuales de su programación para emitir información autonómica o publicidad orientada a una región en particular. Esto no supone una novedad, puesto que TVE1 y TVE2 realizan desconexiones regionales habitualmente también en el sistema analógico para ofrecer informativos territoriales, o programaciones especiales.
- Canales de cobertura nacional sin posibilidad de desconexión regional:
Estos canales emiten exactamente la misma programación durante las 24 horas en todas las regiones del país, sin posibilidad de diferenciación alguna entre Comunidades Autónomas.
- Canales de cobertura autonómica:
Los canales con este tipo de cobertura pueden ser recibidos en una comunidad autónoma completa. Además, son canales que no se verán en ninguna otra comunidad. Este tipo de emisión está plenamente orientado a los canales autonómicos públicos que operan actualmente en el sistema analógico, así como a otros nuevos canales bajo iniciativa privada.
- Canales de cobertura local:
Una Comunidad Autónoma se puede dividir en demarcaciones más pequeñas, asignando a cada una de esas demarcaciones un total de hasta 4 canales de televisión local (8 en algunas demarcaciones como Madrid capital, por ejemplo). Estos canales pueden operar en otras demarcaciones de una misma comunidad o no, según las licencias que hayan solicitado y que hayan obtenido en los diferentes concursos que convocan las propias Comunidades Autónomas.
Asignación de frecuencias.
La extensa oferta de canales que supone la TDT frente a la televisión analógica opera en frecuencias distintas a las que son utilizadas por las emisiones analógicas para no interferirse entre sí.
El servicio de televisión digital terrenal se explotará en las bandas de frecuencias que aparecen en la tabla de la izquierda.
Rangos de frecuencias:
470 a 758 MHz (canales 21 a 56)
758 a 830 MHz (canales 57 a 65).
830 a 862 MHz (canales 66 a 69)
Los canales múltiples de la banda de frecuencias 830 a 862 MHz se destinan al establecimiento de redes de frecuencia única de ámbito nacional; es decir, están destinados a albergar canales que operan en todo el país sin desconexiones regionales. Los canales múltiples de la banda de frecuencias 758 a 830 MHz se destinan, principalmente, al establecimiento de redes de frecuencia única de ámbito territorial autonómico y de redes de transmisor único de cobertura local. Dicho de otro modo, estos canales darán servicio con cobertura autonómica para canales de televisión autonómicos y nacionales con capacidad de desconexiones regionales. Por último, los canales múltiples de la banda de frecuencias 470 a 758 MHz se destinan, principalmente, al establecimiento de redes multifrecuencia y de redes de transmisor único de cobertura local. Esto quiere decir que a través de ellos viajarán las televisiones locales. El Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Local establece los canales múltiples (que contienen al menos 4 programas de televisión digital) para obtener la cobertura de las capitales de provincia y autonómicas y de los municipios con una población superior a 100.000 habitantes. Adicionalmente, se contempla también la cobertura de municipios con una población inferior a 100.000 habitantes en los casos en los que hay frecuencias disponibles o se prevé una próxima disponibilidad de frecuencias.

Desde el inicio de las emisiones de televisión se han empleado señales analógicas, a través del aire, para la transmisión de los programas. No obstante, el aire no siempre es un medio óptimo, puesto que es fácil que surjan interferencias entre repetidores cercanos. Además, si nos situamos lejos de un repetidor de televisión, las señales, al llegarnos seriamente atenuadas, mostrarán una pobre calidad de imagen, con efecto "nieve" o molestas rayas.

 

No sólo en regiones aisladas hay problemas de recepción, también en grandes ciudades puede haber dificultades si tenemos cerca edificios altos que nos afectan a la "visibilidad" de la señal. Esto puede producir efectos como la doble imagen o que haya canales que no veamos en condiciones mínimas de calidad.

 

Todas las situaciones expuestas hacen que la señal que nos llega hasta nuestro televisor sea diferente de la que en un primer momento emitió el centro emisor. Estas modificaciones de la señal siempre tienen un efecto negativo sobre la calidad de imagen y sonido que finalmente recibimos.

 

Las señales analógicas no cuentan con ningún mecanismo para protegerse de cualquier tipo de fenómeno que pueda modificarlas.

 

La TDT (Televisión Digital Terrestre)

 

La TDT (televisión digital terrestre) emplea emisiones digitales para la transmisión de canales de televisión. La principal característica de este sistema es que presenta una mayor inmunidad a interferencias, ofreciendo gran calidad de imagen y de audio incluso en situaciones donde las señales analógicas daban un mal resultado.

 

Las emisiones digitales sólo emplean dos valores de señal, identificados con unos y ceros. En los gráficos que se presentan a continuación, podemos ver que se emite un "1" cuando la señal permanece por encima de un determinado umbral de señal un pulso de tiempo, y un "0" cuando permanece por debajo de ese umbral.

 

Una vez que el centro emisor transmite la señal, ésta, igual que las analógicas, puede sufrir variaciones debidas a interferencias, condiciones climatológicas, etc. pero lo importante es que la información que contiene la señal no queda afectada. De esta manera, vemos en el ejemplo que en el receptor se sigue interpretando el mismo código binario de unos y ceros que se emitió, pese a que la señal ha sido degradada. Este código es el que contiene la información necesaria para mostrar la imagen y reproducir el audio en el televisor. Así, la imagen que veremos será exactamente la misma que la que se emitió, consiguiendo una fidelidad total.

 

Material necesario para recibir la TDT

 

La TDT emplea el mismo espectro radioeléctrico que las emisiones tradicionales analógicas. Es decir, no es necesario instalar antenas parabólicas ni contratar servicios por cable: la antena que tienen todos los edificios en la azotea, la que hemos usado hasta ahora para las emisiones convencionales, es suficiente.

 

No obstante, dentro del mismo espacio radioeléctrico, la TDT emplea frecuencias distintas a las de la televisión analógica para no interferirla, por lo que será necesario, si nuestra instalación es comunitaria, instalar varios módulos amplificadores sobre esas frecuencias en la cabecera de la antena. Esta operación es similar a la adaptación que hubo que realizar cuando comenzaron las emisiones analógicas de Antena3, Telecinco y Canal+ en 1990. Esta labor debe ser realizada por personal cualificado para obtener plenas garantías de que la obra cumple todos los requisitos y que no tengamos problemas posteriormente con la recepción. Es posible que, si la antena pertenece a una sola vivienda, no sea necesario adaptarla.

 

Una vez que tenemos nuestra instalación preparada, debemos adquirir un televisor digital o un receptor de TDT. La primera opción es muy cara hoy día, puesto que sólo los televisores de las gamas más altas cuentan con sintonizador digital, imprescindible para poder sintonizar las nuevas emisiones.

 

Por tanto, resulta más asequible la compra de un receptor TDT en tiendas especializadas o grandes almacenes. Éste es similar en apariencia y funcionamiento a los terminales descodificadores usados por operadores de televisión de pago como Digital+ u operadores de cable (ver fotografía).

 

Una vez que hayamos adquirido el receptor TDT, lo que debemos hacer para instalarlo es conectar directamente el cable de antena al receptor, habiéndolo retirado previamente del televisor.

 

A través de él memorizaremos los canales digitales siguiendo las instrucciones de uso adjuntas en la caja del receptor. Hay que recordar que será necesario conectar el receptor TDT al televisor mediante un cable euroconector. Por tanto, el mando a distancia del televisor perderá completamente el protagonismo a la hora de hacer zapping. Una vez que hemos adaptado la antena comunitaria y tenemos nuestro receptor TDT (o en su defecto, televisor digital), ya estamos en disposición de disfrutar de la nueva televisión, la televisión digital terrestre, con gran calidad de recepción y carácter gratuito.

 

 

Motivos para "migrar" a la TDT

 

Son varias las ventajas que proporciona la recepción de la TDT frente a las emisiones tradicionales (analógicas).

 

Gran calidad de imagen y sonido

 

La televisión digital ofrece, gracias a la norma MPEG2 que utiliza, una calidad de imagen y sonido comparable a la de un DVD. La imagen no presenta distorsiones perceptibles al ojo humano y las rayas, la doble imagen o el efecto "nieve" directamente no existen.

 

Gracias a la mayor inmunidad a interferencias que presentan las emisiones digitales, jamás nos encontraremos con los defectos de señal que hemos sufrido hasta hoy, bien porque no recibíamos correctamente las emisiones, o bien en momentos puntuales debido a fuertes temporales.

 

El sonido también gana en calidad. Perderemos el posible ruido de fondo que podemos tener según la calidad de la recepción. Además, la TDT garantiza la posibilidad técnica de emisiones en estéreo y con capacidad multilingüe en todo el país, a diferencia del sistema analógico, que sólo ofrece esas características con algunas televisiones autonómicas o en los centros urbanos de Madrid y Barcelona.

 

Mayor cantidad de canales de televisión

 

En la actualidad, las emisiones de televisión se producen en la banda UHF del espacio radioeléctrico. Esta banda presenta un total de 49 frecuencias disponibles (que se corresponden con los canales 21 a 69 de UHF, ambos inclusive). Cada señal analógica ocupa un canal de UHF completo y necesita que los canales adyacentes estén vacíos (sin ninguna señal) para que no se produzcan interferencias. El Plan Técnico Nacional se ha encargado de gestionar estas situaciones en todas las regiones del país a lo largo de las últimas décadas.

 

Se puede ilustrar esta idea mediante un ejemplo. Si recibimos TVE1 por el canal 49 de UHF, será necesario que por los canales 48 y 50 no viaje ninguna señal analógica, porque de lo contrario veríamos esas señales con interferencias mutuas, al estar ubicadas demasiado próximas. Por tanto, podemos determinar que las emisiones analógicas realizan un uso poco eficiente de las frecuencias disponibles.

 

Por su parte, las emisiones digitales ocupan menos espacio, permitiendo que, en cada canal de UHF viajen entre 4 y 5 canales de televisión. Además, un canal de UHF que contenga emisiones digitales no necesita que los canales adyacentes estén vacíos. Éstos, a su vez, pueden llevar la señal de más cadenas digitales, por lo que el uso del espacio radioeléctrico es mucho más eficiente.

 

Ilustremos igualmente este caso con un ejemplo. En España están asignados para el uso exclusivo de la TDT los canales 66, 67, 68 y 69 de UHF. Son canales adyacentes unos a otros, y en todos han existido (y existirán en los próximos meses) emisiones simultáneas de señales digitales que en ningún caso han provocado interferencias entre sí. Estas emisiones se produjeron entre 2000 y 2002, cuando operaba la plataforma Quiero TV y se producirán a partir de otoño, cuando se amplíe el número de canales de cobertura nacional

 

Valores añadidos (servicios interactivos)

 

La TDT trae una novedad, que no se refiere a la calidad o a la cantidad de los canales, sino a la actitud que desarrolla el telespectador frente al televisor. Así, la televisión dejará de ser una "caja tonta" para permitirnos acceder a información meteorológica, bursátil, conocer el estado de los aeropuertos, informarnos sobre loterías o estar al tanto de informaciones de última hora. La participación en concursos o sorteos es otra de las posibilidades que ofrece la TDT. Según el servicio que estemos utilizando, podemos encontrar distintos tipos de canales de retorno, como el telefónico, por ADSL, mediante redes sin hilos (GPRS o UMTS), ...

 

Todo esto se consigue mediante servicios interactivos programados bajo el estándar MHP, que los propios operadores de televisión desarrollarán para ampliar los servicios que ofrecen mediante la emisión de televisión. Por si fuera poco, los servicios interactivos nos darán acceso a información adicional sobre el programa que estamos viendo, así como de los siguientes, mediante la EPG (guía de programación electrónica). En pocos segundos podremos conocer qué programas se emiten esa noche o cuáles son las películas que se emitirán próximamente.

 

Acceso a la TDT

 

La televisión digital terrestre es la tecnología que sustituirá a la televisión convencional que utilizamos actualmente en el año 2010, y dará cobertura a todo el territorio nacional, gracias al Plan Nacional de Televisión Digital. El acceso a la misma es gratuito. No es necesario contratar ningún servicio con operadores, ni inscribirnos en los registros de ninguna entidad. No hay, en consecuencia, ni cuotas mensuales ni altas de ninguna clase. Adapte su antena si vive en una comunidad de vecinos, compre un sintonizador digital y disfrute de la TDT.

 

En la oferta de canales de la TDT existen canales muy variados, dirigidos a públicos completamente diferentes. Podemos encontrar canales generalistas y temáticos, de servicio público y entretenimiento, ... No obstante, también pueden ser clasificados según su cobertura:

 

Canales de cobertura nacional con posibilidad de desconexión regional

 

Estos canales operan sobre todo el territorio nacional, pero tienen la capacidad técnica de crear desconexiones regionales en momentos puntuales de su programación para emitir información autonómica o publicidad orientada a una región en particular. Esto no supone una novedad, puesto que TVE1 y TVE2 realizan desconexiones regionales habitualmente también en el sistema analógico para ofrecer informativos territoriales, o programaciones especiales.

 

Canales de cobertura nacional sin posibilidad de desconexión regional

 

Estos canales emiten exactamente la misma programación durante las 24 horas en todas las regiones del país, sin posibilidad de diferenciación alguna entre Comunidades Autónomas.

 

Canales de cobertura autonómica:

 

Los canales con este tipo de cobertura pueden ser recibidos en una comunidad autónoma completa. Además, son canales que no se verán en ninguna otra comunidad. Este tipo de emisión está plenamente orientado a los canales autonómicos públicos que operan actualmente en el sistema analógico, así como a otros nuevos canales bajo iniciativa privada.

 

Canales de cobertura local:

 

Una Comunidad Autónoma se puede dividir en demarcaciones más pequeñas, asignando a cada una de esas demarcaciones un total de hasta 4 canales de televisión local (8 en algunas demarcaciones como Madrid capital, por ejemplo). Estos canales pueden operar en otras demarcaciones de una misma comunidad o no, según las licencias que hayan solicitado y que hayan obtenido en los diferentes concursos que convocan las propias Comunidades Autónomas.

 

Asignación de frecuencias

 

La extensa oferta de canales que supone la TDT frente a la televisión analógica opera en frecuencias distintas a las que son utilizadas por las emisiones analógicas para no interferirse entre sí.

 

El servicio de televisión digital terrenal se explotará en las bandas de frecuencias que aparecen en la tabla de la izquierda.

 

Rangos de frecuencias:

 

470 a 758 MHz (canales 21 a 56)

758 a 830 MHz (canales 57 a 65).

830 a 862 MHz (canales 66 a 69)

 

Los canales múltiples de la banda de frecuencias 830 a 862 MHz se destinan al establecimiento de redes de frecuencia única de ámbito nacional; es decir, están destinados a albergar canales que operan en todo el país sin desconexiones regionales. Los canales múltiples de la banda de frecuencias 758 a 830 MHz se destinan, principalmente, al establecimiento de redes de frecuencia única de ámbito territorial autonómico y de redes de transmisor único de cobertura local. Dicho de otro modo, estos canales darán servicio con cobertura autonómica para canales de televisión autonómicos y nacionales con capacidad de desconexiones regionales. Por último, los canales múltiples de la banda de frecuencias 470 a 758 MHz se destinan, principalmente, al establecimiento de redes multifrecuencia y de redes de transmisor único de cobertura local. Esto quiere decir que a través de ellos viajarán las televisiones locales.

El Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Local establece los canales múltiples (que contienen al menos 4 programas de televisión digital) para obtener la cobertura de las capitales de provincia y autonómicas y de los municipios con una población superior a 100.000 habitantes. Adicionalmente, se contempla también la cobertura de municipios con una población inferior a 100.000 habitantes en los casos en los que hay frecuencias disponibles o se prevé una próxima disponibilidad de frecuencias.